mi manera

Alegoría de la alquimia
La búsqueda constante de materias primas cualitativas es fundamental para la consecución de un gran resultado. La misma fórmula realizada con materiales procedentes de diferentes proveedores resolverá un perfil olfativo diferente. Mis perfumes están concebidos en mi laboratorio en Amsterdam. Cuando la fórmula está lista, finalmente puedo pedir las materias primas para mezclarlas. El concentrado resultante se envía a un taller artesanal en Italia que lo pone en alcohol, lo deja envejecer y luego se encarga de envasarlo.
La creación de un perfume es un proceso muy largo y complejo, y me toma la vida de un ermitaño idear una fórmula que luego mezclo, conteniendo la respiración a cada gota que agrego como en un ritual sagrado. En esos momentos de éxtasis y silencio, me siento como un alquimista que, a través de una transformación, da a luz algo nuevo, que no es la simple adición de diferentes materiales.
perfumes_makes_you_feel_good_francesca_bianchi_perfumes_small
Retrato de perfumes Francesca Bianchi
Después de graduarme en Historia del Arte en Florencia, comenzó mi pasión por la fabricación de perfumes, con un libro sobre perfumería natural y un puñado de aceites esenciales. Desde entonces, he estado estudiando y experimentando por mi cuenta. He residido en muchas ciudades – Florencia, Berlín, Luxemburgo, Amsterdam – mientras trabajaba en la publicación de libros de arte. Una vez en Ámsterdam, donde vivo actualmente, decidí dejar mi trabajo anterior y lanzar mi propia línea de perfumes.